TRIBADISMO

Share:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

¿QUÉ ES?

Es una forma de estimulación sexual, mediante el frotamiento de zonas erógenas; es una actividad sexual sin penetración que puede ser practicado con o sin ropa.
Tribadismo significa “ella que roza”, se refiere que en el sexo entre dos mujeres, los cuerpos quedan pechos con pechos, vulva con vulva frotándose el clítoris hasta lograr el orgasmo simultáneo.

Desde el punto de vista médico:

Entre 1936 y 1954, la homosexualidad femenina fue objeto de análisis en el campo médico recuperando una larga trayectoria que hundía sus raíces al final del siglo XIX. Con el descubrimiento y desarrollo científico y médico, ayudaron a crear lenguaje específico para la descripción y explicación de las conductas sexuales como patológicas, las palabras utilizadas fueron: perversión, desviación del instinto sexual o variación sexual, tribadismo, safismo y lesbianismo (aunque éste último término era muy poco utilizado).

En Psychopathia Sexualis (1886) describió y clasificó las desviaciones sexuales como “trastornos psíquicos”, concibiéndolos como enfermedades y no delitos.
Describe a las mujeres como “menos sexuales” y por tanto con un requerimiento menor de ese tipo de satisfacción.
El “aberrante amor lésbico” era menos habitual que la homosexualidad masculina y se encontraba principalmente en las cárceles y entre prostitutas.

En 1905 Freud presenta una serie de concepciones en la publicación “Tres Ensayos sobre una teoría sexual”, dónde aborda la sexualidad femenina fuera del esquema falocéntrico que tomaban como modelo.
Para Freud la adquisición de una identidad sexual estaba sujeta a la forma en que se atravesara el dispositivo simbólico de sexuación planteado en el complejo de Edipo.
Tanto niños como niñas se conectarían con la madre como objeto de deseo-demanda y la sexualidad no estaría definida.

En el caso de las niñas, en algún momento descubrirán que su clítoris no era como el pene, el que pasaría a envidiar en sus padres masculinos. Esto la levaría a operar un proceso de transferencia por el que dejaría de identificarse con la figura materna y pasaría a hacerlo con la paterna, abandonando el placer clitorideano por el vaginal.
En esquema, uno de los indicadores de la madurez sexual de la mujer era, el placer vaginal y no el clitorideano. De modo que las mujeres que se anclaban en el clítoris como las homosexuales, se encontraban por definición en una fase inmadura o infantil y no habían realizado la transferencia a la madurez, en este caso, definida por la heterosexualidad.